Arroz Meloso con sepia, A las tres de la tarde


No pensaba subir ninguna recetilla esta semana estoy “cargadilla de trabajo” pero ayer vi un arroz meloso en el blog de Mi hermana pequeña valenciana Ana .

Y como mi hija Lolilla (Lola para los amigos, mi xiquetta, Mesilda) estaba en casa, me decidí salir y comprar pescao, en Almería están remodelando el Mercado Central a menos de 50 pasos de mi casa, pero los comerciantes se han instalado en algunos locales por la zona. Os puedo decir que voy sin muletas y estoy fenomenal pero la compañía es la compañía y si es de una hija, mejor vas con la Master Card....

Así que compre una sepia casi en movimiento, para 6, unos calamares que saltaban y me llamaban a grito pelao, unas almejitas que no paraban de aplaudirme por la buena elección y vi unas cigalitas a las que desde que entre no paré de tirarle los tejos y piropearlas, a precio prohibitivo.

Y tuve una propinita “ para una tapita, oiga”¡¡¡¡. Esas 2, iban a la cazuela de cabeza o de pie.


De vuelta a la casa mi hija cambio su menú y de paso el de su hermana (los otros 3 comían por su cuenta), ¿ porque no nos haces los calamares a la plancha con ensalada y el arroz para papa y para ti?? Pues ya sabéis, dicho y hecho. Arrosito para Antoñito. Y aquí tenéis el arroz de mi querida Ana, A las tres de la tarde

Ella lo preparó en una olla de hierro, yo como de eso no utilizo, aun, lo hice en una de barro, Carlos, no es por nada pero no se me rompió, el ofrecimiento sigue en pie.

Esta es su receta tal cual lo presento Ana, A las tres de la tarde, en su blog.

ARROZ MELOSO CON SEPIA

Para 4 comensales, una sepia grande limpia, a trozos; ajos tiernos troceados de forma longitudinal (estoy aprendiendo a cortar con mi santoku, tampoco tengo, el mio no tiene nombre, pero mañana lo bautizo sin falta); tomate rallado; pimentón de La Vera o de Murcia (este último no es ahumado y en casa gusta más); picada de ajo y perejil y opcional cebolla rallada (yo no pongo cebolla a los arroces melosos ni caldosos, a la paella sí).Tendremos un buen fumet hecho siempre con pescado blanco y verduras como zanahoria, puerro, chalotas y algunas hierbas como tomillo y tomillo limón. Mi fumé no lleva tomillo y en lugar de chalotas, cebolla valenciana.

Sofreímos la sepia troceada hasta que esté bien dorada. Bajamos el fuego y añadimos los ajos tiernos que son más delicados y con poco fuego están listos. Ponemos la picada de ajo y perejil para que sofría también un poco. Añadimos el tomate rallado y mezclamos. El pimentón (el mío Murciano) lo ponemos al final vigilando siempre que no se queme. Damos unas vueltas y añadimos el fumet que tendremos en un cazo aparte calentando. Cuando empiece a hervir añadiremos el arroz, si es bomba mejor, teniendo en cuenta que según la clase de arroz se necesitará más caldo o menos. Yo lo que hago es poner poco fumet al principio y luego si me falta, como se trata de un arroz meloso y el caldo tiene que estar justo, voy añadiendo hasta conseguir el punto del arroz.

Por fumé no tengo problemas, siempre que cuezo pulpo guardo el caldo y lo congelo. Cuando compro pescado blanco con las cabezas las cuezo con verduras , colar y congelar, mi congelador según mis hijas esta equipado para sobrevivir después de una explosión nuclear y esperar que crezca la hierba en Almería.
Anita como no tengo tanto verde, como tu, he puesto romero, para decorar, que crece mucho en mi tierra.


Ana, A las tres de la tarde , a las que conocéis a Ana, no tengo nada que contaros, pero para quien no sepa de su blog, os invito a visitar a esta Valiente y Luchadora mujer, que sabe vivir la vida, saborearla, es simpática, agradable, buena persona y encima una cocinera excelente. Merece la pena pasar y dedicarle todo el tiempo que se pueda a su blog, a sus comienzos, como surgió y como sigue en la brecha al pie del cañón y de la vida misma.

Ana para mi fuistes un gran descubrimiento al conocer tu blog, una brisa fresca, en una época que necesita saber que se sale adelante si uno quiere VIVIR y poder trasmitirlo a una queridísima persona.

Gracias por tu amistad, gracias por estar ahí.

Seguir leyendo...