El Almeriense Don Ginés García Beltrán. Nuevo Obispo para la diócesis de Guadix-Baza

No todos los días una puede asistir a una Consagración Episcopal y he tenido ese privilegio.

Hoy no subo una receta al uso mas bien una receta de admiracion, alegria, respeto, orgullo y satisfaccion. Buenos ingredientes como podeis ver.

Todo comenzó un día de diciembre, cuando el Obispo de Almeria, Monseñor González Montes, presenta al nuevo obispo de Guadix.

“En el día de hoy, Su Santidad Benedicto XVI ha nombrado Obispo de Guadix al Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Ginés Ramón García Beltrán, hasta el presente miembro de nuestro Presbiterio diocesano de Almería, Canónigo Doctoral de la S. y A. Iglesia Catedral de la Encamación, Párroco de la parroquia de San Sebastián de la Capital y profesor de Derecho Canónico en nuestro Centro de Estudios Eclesiásticos de Almería. A esta misma hora en que se hace público el nombramiento en Roma, Madrid y Almería, al tiempo que felicitamos a Monseñor García Beltrán y nos felicitamos todos los diocesanos por esta gracia que nos concede el Santo Padre al llamar a Don Ginés al ministerio episcopal, damos gracias a Dios Nuestro Señor, autor de todo bien que ha conducido la vida de Don Ginés y ahora le confía el.”


Y el viernes 26 de febrero de 2010 a las 6 de la tarde, se hizo la recepción al nuevo Obispo electo de Guadix, Monseñor García Beltrán En la Iglesia de Ntra. Sra. de la Anunciación de Huéneja (Diócesis de Guadix) parroquia fronteriza, limite entre las dos provincias y puerta de entrada a la diócesis, su nueva casa.


Donde asistíamos a la Oración del atardecer. Vísperas del Viernes de la semana I de Cuaresma. El Obispo electo fue recibido por los lectorales accitanos y los almerienses que le acompañaban, junto a otros curas del arciprestazgo y los miembros del colegio de consultores. Después de darle la bienvenida, orar y realizar unos cánticos. Don Ginés se dirigió a todos los que estábamos allí congregados con palabras claras y sencillas:

“Vengo a proponer y no a imponer el evangelio de Jesucristo con humildad pero sin callarme y a colaborar con todos”.

Fue una cremonia muy entrañable y emotiva, diría que muy familiar por las reducidas personas que nos encontrábamos, dejando paciente y agradablemente que sus nuevos feligreses lo abrazaran y los amigos que nos habíamos desplazado hasta allí también.


El sábado día 27 las 11:00 h, ya desde Guadix, presenciaba junto a mi marido, mi queridísima amiga Mercedes (Tita Mercedes), la entrañable madre Gema y miles (unos 4000, sin exagerar) de almerienses desplazados expresamente y por voluntad propia al nombramiento que había concedido el Santo Padre Benedicto XVI a Monseñor Ginés García Beltrán como Obispo de Guadix-Baza.

“UN OBISPO JOVEN PARA LA VIEJA DIÓCESIS DE GUADIX” Periódico, Ideal de Granada Su lema episcopal

“Mihi vivere Christus” = “Para mí la vida es Cristo” (Flip. 1,21)


En la Plaza de la Constitucion de Guadix a las 11:00 h y ante más de 4000 personas, recibió la toma de posesión como pastor de la grey accitana, Monseñor Ginés Ramón García Beltrán.

Presidió la ceremonia Monseñor Renzo Frattini Nuncio del Vaticano en España, acompañado de una treintena de obispos entre los que se encontraban dos cardenales Amigo y Cañizares y de doscientos presbíteros. El nuncio Fratini fue el ordenante principal, acompañado de Monseñor Juan García-Santacruz Ortiz, hasta ahora y desde junio de 1992, obispo de Guadix y ya Obispo emérito; y de Monseñor Adolfo González Montes, obispo de Almería, diócesis de donde procede Monseñor García Beltrán.

También entre los primeros concelebrantes se hallaba Monseñor Francisco Javier Martínez Fernández, arzobispo metropolitano de Granada, provincia eclesiástica a la que pertenece Guadix. Guadix, la primera diócesis de San Pedro en Hispania, “una Iglesia bimilenaria” y apostólica que hunde sus raíces en los primeros años de la evangelización con San Torcuato. Cuya reliquia se conservan aun. San Torcuato, año 47, El primero de los siete varones apostólicos.

Monseñor Ginés Ramón García Beltrán tuvo palabras de recuerdo hacia la Iglesia de Almería, en la que ha nacido y que ahora le ve partir; hacia su pueblo de Huércal-Overa y hacia su paisano el Cura Valera, al que se encomienda y del que desea que pronto los pueda ver nombrado santo.


Al terminar la celebración, el nuevo obispo recibió las felicitaciones y los saludos de los sacerdotes, de su madre y de los feligreses, en un “besamanos” en la catedral, donde Mons. Ginés García Beltrán se desplazó para tomar posesión de la sede.

Para nosotros ha sido un motivo de alegría y orgullo. Nuestra amistad con D. Gines, viene desde el 92 cuando nos lo presento un amigo común, que ya no esta entre nosotros, +José Bueno, junto a mi marido iban a proponerle que nos bendijera la nueva Sede que tendría la Asociación de Alzheimer de Almería, donde encontró también a una amiga-paisana de Huercal-Overa, Irene. Era un pequeñito local donde comenzaron nuestras andaduras como asociación y nuestra gran amistad, muy ligadas las dos. Su forma de ser, su personalidad, su cultura, su cercania, inteligencia, serenidad, fortaleza, calidad humana, su don de palabra y sobretodo su carisma ya nos sorprendió a todos y José Bueno (El Centro de Día lleva hoy su nombre) comento entre risas, llegara a Obispo y claro que llego ¡¡¡ pero que muy pronto, sus 48 años lo demuestran. La periodista y amiga María Cassinello. comenta en una editorial, que charlando con + Don Juan López Martín (Canónigo Archivero de la S.A.I. Catedral de Almeria) también se lo comento cuando se lo presento para una entrevista. Más de uno lo intuía ya.


D. Ginés estaría presente en todos nuestros avances como asociación y en nuestros eventos (misas de difuntos anual, exposiciones, nuevos proyectos…), fue, es y será nuestro talismán, crecimos junto a el y creció día a día nuestra amistad. Todos estamos muy agradecidos por habernos brindado con sencillez su amistad y sus consejos. También coincidimos en uno de los viajes a Roma, viajábamos con unos amigos comunes de su infancia, Carmen y José Luís y el ahora párroco de la Iglesia de San Sebastian de Almería, D.Manuel Cuadrado, tuvimos una cena en una tasquita muy agradable y un bello paseo nocturno por callejuelas italianas (que el conocía muy bien de sus años estudiantiles) degustando unos magníficos helados con una amenísima charla.

Coincidimos por nuestro mutuo amor a la Semana Santa, y fue un honor compartir unos premios otorgados por la Cofradía del Santo Sepulcro de Almería en abril del 2009 cada uno en diferentes modalidades. Coincidimos también en la mutua amistad-cariño a las hermanas Cassinello y porque Almería es muy pequeña y aunque no quieras te topas/coincides con las personas a la vuelta de cualquier esquina y la mayoría nos conocemos. Almeria tendra la ausencia de un sacerdote con un gran don de palabra, discreto, cercano, querido, paciente, admirado, sencillo, humilde, de gran corazón, con gran humanidad, con una visión muy actual de la vida y muy coherencia en sus manifestaciones y actos. Con el hemos conocido el camino de Jesús y el amor a la Semana Santa, muy enraizado con su pueblo Huercal-Overa, activo colaborador y motivador.

Muy querido por muchos almerienses por su buen hacer. En mi familia agradecemos su amistad y estamos honrados con ella. Siempre le llevaremos en nuestro corazon. Le deseamos toda la felicidad del mundo.


" Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman" (Rm.8,28)



Fotos Cedidas por el Obispado de Guadix


Coleccion personal de María Cassinello


Coleccion personal de Pepe G. Barroso


Coleccion personal de la autora.

Seguir leyendo...